Tu casa es tu mayor reflejo

Una casa es el mayor reflejo del dueño, de sus habitantes, de uno mismo. Tu casa se acaba convirtiendo en tu hogar, en tu refugio y por ello mismo, para sentirnos cómodos con la misma, comenzamos a hacerla un claro reflejo de nuestra
personalidad, de nuestros sueños, de nuestros ideales y plasmamos en la misma todos nuestros gustos.

Desde Wa Arquitectos siempre comentan que nuestros gustos son, al fin y al cabo, nuestros sentimientos e ilusiones reflejados y plasmados en tonalidades y texturas varias, en elementos decorativos que muestran cómo es uno en realidad.

¿A qué se refieren? Si escoges el color rosa para tu hogar, para la decoración del salón, por ejemplo, que es la estancia más amplia de la misma, es que eres una persona suave, amorosa, protectora y soñadora. El amarillo, por ejemplo, símbolo del lujo y la riqueza, está asociado directamente con la parte intelectual. El verde es el color de la esperanza, el positivismo y la naturaleza. Por su parte, el rojo, es la sensualidad, el poder, la autoestima, querer aportar
temperamento a tu hogar. El blanco es el color más puro, más neutro. El blanco es la luz, la esencia.

Pero, ¿por qué no encontrar una unión entre ambos y hacer de tu hogar ese lugar del que nadie quiera marchar?

Marian Guinot

chris-knight-458510-unsplashdesignecologist-403098-unsplashkarla-caloca-416107-unsplashtoa-heftiba-685988-unsplash

eea-ikeda-676192-unsplash

Post a new comment

Banner Publicidad Atelier 728px