Nuestro cuerpo y el verano

El verano, esa ansiada estación que asociamos con vacaciones, descanso, disfrute, familia, amigos, playa… Aunque también hay muchas personas que lo asocian con trabajo, calor, cansancio… Cada persona en su propia situación vital lo sentirá de una manera distinta. El Verano es en realidad una temporada dónde relajarnos y recoger todas las semillas que estuvimos plantando durante las estaciones anteriores. Sentimos a nuestros cuerpos de forma distinta, los llevamos un poco más al extremo, y esto al final, puede pasar factura. Así que tanto si solemos cuidar más nuestro cuerpo como si no, durante esta etapa nuestro cuerpo y mente necesitan un cuidado extra. Necesitan un poco más de atención.

     1. Hidrátate por dentro y por fuera.

Punto muy importante. El calor como ya sabéis, nos hace sudar más y perder más agua. El estar en constante hidratación será un chute para que nuestro cuerpo funcione hacia donde lo queramos llevar y que nuestra mente trabaje mucho mejor. ¡Agua, ven a mí!

water

2. Pasa más tiempo al aire libre.

El Verano nos incita a pasar más tiempo fuera de casa. El sol está a nuestro lado más tiempo, y su energía nos llama a disfrutar. Playas, calas, ríos, parques … Esto es bueno hacerlo porque nos conecta con nosotros mismos. Hazte esta pregunta: ¿cómo me siento mejor, cuándo paso más tiempo en un sitio cerrado o cuando me tomo momentos al aire libre, de respirar, de caminar? Tu respuesta será tu objetivo a cumplir este Verano.

71cac11b87986f268e62e5bb324514a6

      3. Descálzate.

Quítate los zapatos, las chanclas… y siente el suelo, la tierra, la arena, el césped… lo que sea que tienes más cercano o que puedas hacer ahora mismo. Puede parecer una tontería, pero el andar descalzos/as nos hace conectar más con la tierra, con nuestra niñez, sentir más nuestro cuerpo. Puede que ya andaras descalza, pero préstale atención al momento de descalzarte y de andar con los pies desnudos. Siente la textura, la temperatura de la superficie que tocan tus pies. Agradece a tus pies permitirte andar, estar de pie, mover tu cuerpo, tener recto tu cuerpo. Mándales amor.

descalza

      4. Escribe.

Este punto ya lo mencioné en el post de “escucha las señales de tu cuerpo” y sigo reafirmándolo. Da igual que no sepas de que escribir, que te parezca una pérdida de tiempo, que te aburra, que no te apetezca. ¿Te parece una pérdida de tiempo dedicarte a ti? ¿A conectar contigo? ¿A cuidarte? Me dirás que conectas de otras maneras, pero hoy te propongo que intentes aunque sea una vez el sentarte y escribir. El solo hecho de sentarte, coger un lápiz y tener un folio en blanco delante ya es conectar contigo. Esos segundos en los que decides sentarte, ante la incertidumbre y el miedo al folio en blanco es haber superado todo un reto. Si lo haces, enhorabuena, acabas de enfrentarte en menos a mayor medida a posibles miedos.

escribir

5. Come con muchos colores en tu plato.

En Verano nos apetece muchísimo más comer fruta. ¿O soy la única a la que le pasa? Llena tus platos de colores, de frutas, verduras, hortalizas… te sentirás llena de energía, más hidratada (como dijimos en el punto 1) y tu cuerpo te lo agradecerá. Es la temporada de salir a comer, cenar, beber más. Acuérdate de incluir estos alimentos que realmente te nutren por dentro.

frutas

      6. Haz planes nuevos.

El Verano nos inspira todavía más a conocer gente nueva, lugares nuevos, planes nuevos… Si no puedes irte lejos de casa, prueba a descubrir calas, playas, lugares donde comer, actividades que te asusten un poquito, deportes nuevos, grupos, personas nuevas… ¡lo que más te inspire y te apetezca hacer! El ocio es una parte muy importante de nuestro equilibrio, disfrútalo que te lo mereces.

PD: Recuerda siempre en tus planes reducir la basura y cuidar tu entorno. ¡Cuidemos también el entorno donde disfruta nuestro cuerpo!

planes

      7. ¡Medita, medita y medita!

Cuando te propongo que medites, no me refiero a que te sientes en el suelo y cierres los ojos para empezar a meditar (que también) si no que lo hagas en el formato que más te guste. Puede ser haciendo Yoga, Tai chi, Chi kung, haciendo tu deporte favorito que sientas que mejor te conecta contigo… Pero medita. Aunque sean 5 minutos al día, alucinarás del amor y paz que te puede llegar a hacer sentir. Y un secreto, esa paz y ese amor ya están dentro de ti, solo necesitas observar que está ahí.

Beautiful mature woman in yoga pose baddhakonasana.

Marina Aracil para Atelier Alicante

(Todas las imágenes de este post son de Pinterest)

Post a new comment

Banner Publicidad Atelier 728px