El día que se perdió el amor de Javier Castillo: ¿Dónde están los límites de la cordura?

La teatral aparición de La siguiente ‒la favorita, la elegida, la nueva líder la de comunidad‒, un inspector del FBI con muchos fantasmas y cuentas pendientes con el pasado, un amor reencontrado y amenazado por el maquiavélico destino, un padre convertido en criminal (por coacción), muy arrepentido y entregado a la causa de pagar por todo el dolor causado y la reaparición de la amenaza de un pasado demasiado reciente. Parece que la comunidad está más viva que nunca y ha decidido volver a actuar por un fin irracional, sin justificación alguna, cruel e inhumano a las órdenes de una nueva líder: la elegida para hacer el trabajo (sucio) del destino. Javier Castillo lo ha vuelto a hacer: si os gustó El día que se perdió la cordura, no podéis dejar de leer El día que se perdió el amor para comprobar que los límites de la cordura están ahí donde empieza y termina el amor. La misteriosa aparición de una joven desnuda en las dependencias del FBI en Nueva York, la repentina aparición del cuerpo desnudo y sin vida de Susan Atkins ‒la eterna superviviente‒ y un inesperado intento de secuestro en plena noche solo podían significar el regreso de una amenaza que Amanda, Jacob y Steven creían haber eliminado, pero que ha vuelto para reivindicar de nuevo su poder. La comunidad está más viva que nunca y ahora mata en nombre de la nueva elegida.
el-dia-que-se-perdio-el-amor-javier-castillo-1
Cuando Amanda y Jacob empezaban a disfrutar de su gran amor y Steven por fin se sentía libre para vivir en la falsa quietud del arrepentimiento y la penitencia de aquel que paga por sus actos, la amenaza de un destino atroz volverá para cuestionar su lugar en el mundo. Amanda ha conseguido burlar a la muerte dos veces y parece que La Parca no está dispuesta a dejarla escapar una tercera.
Javier Castillo recupera la historia donde la dejó para dar respuesta a todas las cuestiones que quedaron pendientes en su primera novela. El escritor malagueño vuelve a conquistar con un perturbador, totalmente adictivo y absorbente thriller creado para dar continuidad a la historia que ha conquistado a los grandes amantes del suspense y la novela de misterio.
el-dia-que-se-perdio-el-amor-javier-castillo-2
Fiel al que ya podríamos considerar su estilo personal, Javier Castillo vuelve a confiar en el irresistible atractivo de una trama compleja pero muy bien elaborada y en esa forma tan particular ‒y en cierto modo enrevesada‒ de narrar los hechos para volver a convencer al lector y confirmar que lo suyo no es ‘flor de un día’. Una vez más, cobra especial importancia el desarrollo de capítulos muy breves que, como las piezas de un rompecabezas, dosifican la información y paso a paso, o lo que es lo mismo, pista a pista, nos llevan hasta la resolución final del conflicto. Javier Castillo tiene la clave para captar la atención del lector y alimentar el misterio. El continuo cambio de narrador vuelve a ser clave en el peculiar desarrollo de la novela de Javier Castillo. Las distintas voces que participan en la narración nos ofrecen diferentes versiones o diferentes puntos de vista de un mismo hecho y nos dan la oportunidad de hilvanar la historia a través de las experiencias subjetivas de todos los implicados.
el-dia-que-se-perdio-el-amor-javier-castillo-3
Por supuesto, la complejidad de la trama viene acompañada de una estructura narrativa disruptiva o no lineal repleta de inevitables y constantes saltos en el tiempo que nos permiten resolver las pequeñas y grandes lagunas de la historia y nos ayudan a dar respuesta a los múltiples interrogantes que van surgiendo a lo largo de la compleja narración. Nos enfrentamos a una buena historia de suspense que presenta los hechos fuera de un orden cronológico y sin un claro patrón temporal predeterminado que requiere toda la atención de un lector ávido de misterios. Un lector inquieto que desea participar activamente en la investigación y perderse en una buena historia del género más oscuro. Y para terminar… Para terminar, Javier Castillo ha vuelto a imaginar un ‘fin de fiesta’ ambiguo. Un final desconcertante con el que el escritor consigue atrapar al lector con una atractiva lista de nuevas preguntas sin respuesta. Javier Castillo aceptó el reto de dar continuidad a la historia de misterio que ha enamorado al público y ha conseguido convencer con un nuevo e inquietante thriller que explora los límites del amor.
La cuestión es: ¿habrá una tercera entrega?
Bea García Cazorla para Atelier Alicante

Post a new comment

Banner Publicidad Atelier 728px