El día que se perdió la cordura: El prometedor estreno de Javier Castillo

Un presunto asesino brutal, el director del centro psiquiátrico de la ciudad, una agente especializada en perfiles criminales del FBI y una peligrosa investigación que, por capricho del destino, reabrirá viejas heridas del pasado y pondrá en riesgo sus vidas. La espantosa aparición de un hombre desnudo con la cabeza decapitada de una joven en pleno centro de Boston nos llevará a destapar la sombría y perturbadora realidad de unos sucesos fortuitos ocurridos
diecisiete años atrás en la misteriosa localidad de Salt Lake. Si os gusta la novela de misterio, debéis saber que el escritor Javier Castillo se ha estrenado por todo lo alto con El día que se perdió la cordura, un inquietante y sorprendente thriller en el que nada ni nadie es lo que parece. “A veces el destino nos pone a prueba para que sepamos que existe”. Y vosotros, ¿creéis en el maquiavélico destino?
el-dia-que-se-perdio-la-cordura-javier-castillo-1
Cuando el presunto asesino, más conocido como ‘decapitador’ en los medios de comunicación, apareció desnudo y con una cabeza decapitada en plena calle la mañana del 24 de diciembre, el doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de Boston, se encontró con el que sin duda sería el gran reto de su carrera: el paciente más mediático de su largo recorrido como psicólogo.
Lo que en principio no iba a ser más que la ‘rutinaria’ evaluación psiquiátrica de un presunto asesino sanguinario acabó por convertirse en un misterio de largo recorrido y grandísimas dimensiones. Un sombrío misterio de nefastas consecuencias que les llevará a revivir un oscuro episodio del pasado. Sin comerlo ni beberlo, el doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y la agente especial del FBI Stella Hyden se verán envueltos en una
rocambolesca trama de salvajes asesinatos con trasfondo ritual. Una historia de muerte y dolor que les obligará a viajar al pasado para encontrar el origen de una larga lista de crímenes sin resolver. De este modo, lo que creyeron que era solo un caso más, un caso complejo y mediático sí, pero solo un caso más, acabará por convertirse en algo personal, una cuestión de vida o muerte.
el-dia-que-se-perdio-la-cordura-javier-castillo-3
Al margen del tremendo atractivo de una trama compleja pero muy bien elaborada y ese magnífico planteamiento inicial, un arranque sorprendente, brutal y totalmente irresistible para el más fiel amante del género más negro, el gran éxito de El día que se perdió la cordura recae en esa forma tan particular de narrar los hechos.

En este sentido, cobra especial importancia el desarrollo de capítulos muy breves que, como las anotaciones de un diario personal o las piezas de un rompecabezas, dosifican la información y nos regalan con cuentagotas las pequeñas pistas que nos guiarán hasta la resolución final.
Por otro lado, es fundamental tener en cuenta que el continuo cambio de narrador nos ofrece diferentes versiones o diferentes puntos de vista de un mismo hecho que nos ayudan a hilvanar la historia a través de las experiencias subjetivas de todos los implicados. Por supuesto, como siempre, los imprescindibles y constantes saltos en el tiempo nos permiten llenar las pequeñas y grandes lagunas de la historia y nos ayudan a dar respuesta a los múltiples interrogantes que van surgiendo a lo largo de la compleja narración.
el-dia-que-se-perdio-la-cordura-javier-castillo-5
Como bien sabéis los grandes amantes de la buena novela de suspense, la complejidad de la trama suele venir acompañada de una estructura narrativa disruptiva o no lineal. Una estructura narrativa disruptiva o no lineal que presenta los hechos fuera de un orden cronológico y sin un claro patrón temporal predeterminado y por ello precisamente, requiere toda la atención de un lector ávido de misterios. Un lector inquieto que desea participar
activamente en la investigación y sacar sus propias conclusiones. Sin duda, este es uno de los grandes atractivos del género más oscuro.
Cabe destacar también la cuidada y turbulenta evolución de todos y cada uno de los personajes más importantes de una perturbadora historia de venganza, odio, muerte y dolor en la que nada ni nadie es lo que parece. Del cielo al infierno y viceversa. Preparaos porque en la primera novela de Javier Castillo puede pasar cualquier cosa.
Finalmente, no podemos acabar esta reseña sin hablar del sorprendente desenlace de la historia de Javier Castillo. Un final a todas luces desconcertante e inesperado que consigue cerrar la historia con un nuevo interrogante. Una nueva pregunta sin respuesta que consigue la peligrosa y morbosa ‘insatisfacción’ de un lector que ‘enrojece de rabia’ ante la insatisfecha necesidad de seguir indagando, de seguir avanzando en la complejidad de la historia.
Javier Castillo lo ha conseguido: El día que se perdió la cordura te deja con ganas de más, de mucho más, y a la espera de la próxima publicación de El día que se perdió el amor, la segunda novela del escritor malagueño.

Y así estamos, contando los días, las horas, los minutos y los segundos que nos quedan para
volver a disfrutar del placer de la lectura con una nueva historia de Javier Castillo.
Más sobre El día que se perdió la cordura de Javier Castillo AQUÍ.
Bea García Cazorla para Atelier Alicante

Post a new comment

Banner Publicidad Atelier 728px