Escucha las señales de tu cuerpo

En la entrada anterior hablamos sobre los increíbles beneficios que la meditación tiene sobre nosotras cuando la practicamos. Y en el post de hoy quiero hablar sobre las señales que nos manda nuestro cuerpo de parar, de frenar, de cuidarlo y darle la atención que se merece. Cuando nosotras no nos ponemos límites, nuestro cuerpo decide hacerlo por nosotras, y esto puede que no sea tan agradable como tomar nosotras esa decicisión. Pero así funcionamos la mayoría de las veces: callamos esa pequeña voz que nos pide descanso, pero somos incapaces de parar, de dejar de pensar en lo que “tengo que hacer después”. Es cierto que la meditación es una potente herramienta para bajar las revoluciones y aprender a escuchar y dar más a nuestro cuerpo.

Por eso hoy, quiero daros algunos tips que podéis poner en práctica desde hoy (¿qué mejor día para empezar?) para que comencéis a escuchar esas señales y le déis a vuestro cuerpo lo que pide y se merece:

1. Conectar 5 min al día.

Toma tan solo 5 minutos, en el momento que tú elijas y que se adapte mejor a tu horario, para sentarte, tumbarte o colocarte como más te guste. Puedes tomar una meditación guiada, relajarte o simplemente intentar prestar atención al momento presente, sin presión, sin nada más que hacer. ¿Qué son 5 minutos al día de dedicación a ti misma?

Te aseguro que después de esos minutos se disuelven preocupaciones y se encuentran soluciones a muchas cosas. Y tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

2. Caminar.

Caminar es una de las actividades que más endorfinas segrega, debido a varios factores: estar activo, estar al aire libre y estar presente. No importa el tiempo que camines, no hace falta que andes una hora todos los días, pero sí que aproveches unos minutos. Puede ser de camino a casa del trabajo, ir a comprar el pan andando… lo que sea. Pero presta atención a esta actividad, es muy beneficiosa y liberadora. Te hará escuchar a tu cuerpo y pasar momento agradable conectando con tu interior y con el exterior.

3. Hacer ejercicio.

Esto es algo bastante obvio. Hacer ejercicio no quiere decir pasarte el día entero en el gimnasio observando como te sale algún músuculo. Significa dosificar el tiempo y observar que es lo que más te pide tu cuerpo. ¿Fuerza, cardio, muscular, bailar? ¡Cualquier cosa vale! Lo importante es moverte y forzar a tu cuerpo a sudar, a eliminar toxinas, a olvidar por un rato tus actividades posteriores… Solo disfruta y dedícate este rato. Liberación de endorfinas, resistencia, coordinación, concentración… son solo algunos de sus beneficios.

En mi blog te doy 2 tips extra para conectar con tu cuerpo, ¿te animas a escucharlo?

Sigue leyendo aquí: http://www.aracilmarina.com/web/2018/04/24/escucha-las-senales-de-tu-cuerpo-ii/

Marina Aracil para Atelier Alicante

(Photo by Julian Santa Ana on Unsplash)

Post a new comment

Banner Publicidad Atelier 728px