Etiquetado como:pero siempre sin perder la cabeza y fundir la tarjeta de crédito. Por ello convendría analizar y hacer un “pequeño inventario” de nuestro fondo de armario